Yayerías

10,00

Categoría:

Descripción

Título: Yayerías
Autor: Félix Albo
Ilustración de cubierta: Perrine Boyer
ISBN: 978-84-612410-4-0
Nº de páginas: 98

la contraportada

En un viaje, el trayecto de regreso, es el más íntimo. En él se van recordando con mimo los momentos más especiales: nombres, palabras, la calle en penumbra, una noche de viento, aquella carrera en la lluvia, unos pies descalzos, una mano entrelazada a la tuya, quizá una risa, quizá mil lágrimas, una nube, una luna, una nota en un espejo, una canción que mal sabría perderla… detalles e instantes de esa vida que nunca volverá a ser aunque pudiéramos regresar.

Yayo y yaya es como llaman en el Levante a los abuelos y abuelas. Yayerías son las historias de sus miradas, las miradas del abuelo y abuela de antes, los del regazo, los del olor a bizcocho, los sin prisa para medir el tiempo. Esa mirada de a quien el viaje se le acaba y quiere que su canción no se olvide.

De la mano del humor, el amor y la vida, con todo lo que ella trae, Yayerías nos sumerge en el lado más humano y cercano de la nostalgia.

un cuento

José

José fue pescador desde que su padre le subió a una barca, a los cuatro años.

Se bajó a los sesenta y siete y nunca más volvió a subir. Pareció además olvidar la palabra en la barca, porque en tierra se convirtió en un hombre silencioso.

Todas las mañanas iba al puerto a ver cómo zarpaban las barcas, compañeras de la suya, y desde su parada, recibía con condolencia el saludo compasivo de sus compañeros.

De allí marchaba a la playa, plantaba una caña larga, se sentaba en su silla y pasaba todo el día mirando al mar. Lo contemplaba desde la quietud que otorga la tierra firme. Con sus pies desnudos hacía en la arena dibujos, a simple vista sin sentido, que borraba con sus manos antes de empezar a recoger.

Las bolsas, la basura, la silla…

Lo último que cogía era el cubo y regresaba a casa.

El cubo. Siempre vacío.

La prudencia y el respeto de la gente mantienen el silencio los primeros meses. Pero la palabra puede más y el rumor va brotando por las plantas de los pies, se desparrama por las aceras, sube por las cañerías, germina en las macetas y se seca en las cuerdas de tender de las azoteas. Luego el viento lo lleva y lo trae, como el agua a la sal.

Y éstos corrían, como con codicia, para llegar a su destino: los oídos de José: ¿Hoy tampoco nada, García?; parece que les das miedo; ¿por qué no pruebas a comprarlos?; no te preocupes hombre, lo importante es participar. Y las miradas de compasión y lástima se mezclaban con las risas duras que produce el vino y la desazón.

Pero José todas las mañanas marchaba al puerto. Y luego a la playa.

–¿Y qué haces allí todo el día? –le preguntó su mujer.

–Juego con la arena. Miro a los ojos del mar que tragó a mi padre y recuerdo el sonido de la campana de su barca.

Una tarde le fueron a buscar. Estaba a punto de anochecer y no había regresado a casa. Lo encontraron sentado, mirando al mar que guardaba ya dentro de sus ojos. Fue entonces cuando descubrieron su secreto.

Al final del transparente e interminable hilo de su larga caña, no encontraron ni cebo, ni anzuelo.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Yayerías”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *